La iglesia románica de San Julián y Santa Basilisa es uno de los mayores, si no el mayor, atractivo turístico de Bagüés. Al menos, en lo referente a arquitectura.

Es la construcción de estilo románico-lombardo más occidental y combina exteriormente los elementos típicos de este estilo con el ajedrezado jaqués. En las web romanicoaragones.com o patrimonioculturaldearagon.es tienes unas descripciones muy detalladas de su historia y su construcción.

La Capilla Sixtina del arte románico

La iglesia de Bagüés albergó uno de los conjuntos pictóricos de frescos románicos más importantes de toda España. No es exageración: los especialistas han llamado en muchas ocasiones a San Julián y Santa Basilisa “la Capilla Sixtina del arte románico”.

En los años 50 se descubrió su existencia, bajo capas de yeso que habían ocultado las fantásticas pinturas. Representan la historia de la Biblia, desde el Génesis a la vida de Cristo. En 1966 se arrancaron de las paredes y se pasaron a lienzo, como única forma de conservación posible en aquella época, y tras estar expuestas un tiempo en Barcelona acabaron en 1970 en la catedral de Jaca.

Actualmente se pueden ver en el Museo Diocesano de Jaca en una reproducción a tamaño natural de nuestra iglesia, la sala de Bagüés. Te aseguro que te dejará sin aliento.

La Capilla Sixtina del arte románico

Estos son los frescos de la iglesia de San Julián y Santa Basilisa, expuestos actualmente en la sala de Bagüés del Museo Diocesano de Jaca.

¿Por qué la iglesia de San Julián y Santa Basilisa está apartada del caserío de Bagüés?

Resulta curioso que la iglesia de San Julián y Santa Basilisa quede como a medio kilómetro del actual Bagüés, a pesar de que hasta no hace muchas décadas fue la iglesia parroquial (se cerró al culto en los años 60 del siglo pasado), y que la construcción religiosa que se utiliza actualmente como iglesia parroquial sea la ermita de El Pilar que, esa sí, está en el centro del pueblo.

Ermita de El Pilar de Bagüés

Ermita de El Pilar de Bagüés.

Existen varias teorías acerca de por qué la iglesia parroquial original está tan apartada de Bagüés. Una de las más atractivas es que se trataba de un monasterio y que por eso se encontraba a las afueras del pueblo; sin embargo, estudiosos como Carlos Ripalda afirman que no han sido capaces de encontrar en ningún momento de la historia más de dos monjes adscritos a San Julián y Santa Basilisa al mismo tiempo, por lo que pensar en un complejo monástico resulta bastante descabellado.

Una teoría bastante plausible es que el pueblo se encontrase en un principio alrededor de la construcción religiosa, pero que al tratarse de una zona relativamente más umbría que el cabezo en el que está el caserío actualmente en algún momento los habitantes del pueblo decidieron trasladarse. El motivo por el cual se escogió ese lugar para edificar la iglesia, a pesar de tener una solana justo enfrente, puede ser que la pequeña planicie donde se encuentra es una gran placa de roca… Así, los constructores se ahorraban las obras de cimentación y sabían que tenían la iglesia sobre un suelo firme.

La roca sobre la que se asienta San Julián y Santa Basilisa a punto estuvo de destruirla

El 10 de julio de 1923 se produjo un gran terremoto que se ha dado en llamar “El terremoto de Martes”, porque fue uno de los pueblos más afectados. No hay registros de la intensidad del temblor, pero sirva para hacerse una idea que en Tiermas se llegó a caer la torre de la iglesia…

La sacudida fue tan violenta en Bagüés que se abrió una grieta de arriba a abajo en el ábside de la iglesia de San Julián y Santa Basilisa. La grieta se produjo precisamente por estar la construcción sobre una placa pétrea; si hubiese sido suelo más blando habría absorbido las vibraciones y es muy posible que no se hubiesen producido daños de consideración.

Esta grieta estuvo abierta durante muchos años hasta que se rejuntó en época relativamente reciente.

Ábside de la iglesia de San Julián y Santa Basilisa de Bagüés

La grieta del terremoto de 1923 todavía se aprecia, ya rejuntada, partiendo en dos el ábside de San Julián y Santa Basilisa.

Si quieres saber más de nuestra iglesia parroquial, te invito a que vengas a conocerla. Aunque no está abierta de forma permanente, hay un teléfono de contacto a disposición de todo aquél que quiera visitarla que está expuesto en el tablón de anuncios del pueblo. Así conocerás una de las joyas del románico aragonés.