Nuestro segundo mes de agosto abiertos ha sido sencillamente fantástico: habéis hecho posible que en El hortal de Bruno hayamos rozado el 80 por ciento de ocupación. Muchas gracias a todos y, ahora, ¡a por el otoño!

Ha sido estupendo conocer a los que nos habéis elegido durante estas vacaciones para disfrutar de una larga estancia o simplemente de una noche por estar de paso, compartir un rato con vosotros a la mesa durante la cena o conversar en el desayuno, ayudándoos a planificar las visitas del día.

9,5 sobre 10 en Booking.com y 4,8 sobre 5 en Tripadvisor

Ni en nuestras previsiones más optimistas pensábamos que íbamos a tener tanto trabajo, la verdad, y estamos muy contentos de que nuestra casa rural haya conseguido gustar a tanta gente distinta: además de haber atendido a muchos huéspedes, hemos logrado mantener una nota media de 9,5 sobre 10 en los comentarios de Booking.com y de 4,8 sobre 5 en Tripadvisor.

Además, vuestros comentarios nos han dado muchas indicaciones valiosas que nos servirán para hacerlo todavía mejor. Contar con las opiniones de muchos clientes muy diferentes es realmente útil para nosotros.

Desde visitas culturales a una clase improvisada de yoga

Lo habitual es que los clientes que venís a nuestra casa rural estéis buscando naturaleza y románico, que de las dos cosas tenemos mucho y muy bueno en las Altas Cinco Villas y las comarcas limítrofes de Aragón y Navarra: nuestra misma iglesia de San Julián y Santa Basilisa, el monasterio de San Juan de la Peña, el monasterio de Leyre, la catedral de Jaca, la iglesia de San Pedro de Siresa… la lista es interminable, también para los rincones de gran belleza natural y  valor ecológico muy cercanos como el Parque Natural de los Valles Occidentales o los paisajes protegidos de San Juan de la Peña y Monte Oroel y de la Sierra de Santo Domingo.

Pero una buena parte de vosotros también viene buscando relax y tranquilidad, silencio para dormir por las noches, senderos tranquilos para pasear por el monte… Bagüés es ideal para ello ya que, aunque estamos muy cerca de muchos puntos de gran interés turístico, disfrutamos de un cierto aislamiento que ha permitido al pueblo mantener un sabor tradicional que no os deja indiferentes a nadie.

Y si de relax hablamos, este mes de agosto hemos tenido quizás una de las sorpresas más agradables de este año y pico que llevamos funcionando: una clase de yoga improvisada en el jardín, gracias a Chema, que pasó por aquí una noche en compañía de su pareja.

Proyectos para este otoño-invierno

En verano el tiempo pasa volando, pero aun así hemos pensado algunas cosas interesantes para ofreceros en los próximos meses de otoño e invierno.

Nos hubiese gustado mucho organizar unos talleres de elaboración de pacharán casero: dar una vuelta por los alrededores de Bagüés para coger las endrinas, aratones o arañones, que de las tres formas se llaman y después ver lo sencillo que es hacer tu propio pacharán. Pero parece que este otoño no va a ser posible porque apenas hay aratones. El año pasado pudimos hacer una docena de botellas, pero este apenas hemos recogido para una. Parece que los aratoneros dan buena cosecha un año sí y otro no, así que esto lo tendremos que organizar para otoño de 2019.

Por otra parte, el maestro de yoga de la clase improvisada nos dio la idea de organizar un fin de semana de mindfulness y compasión. Estamos trabajando en ello, que dijo el otro, y esperamos ofreceros novedades muy pronto.

Y, para los amantes de las setas, aunque no vamos a organizar ninguna actividad “reglada”, que sepáis que en los montes del pueblo hay muchas y muy buenas. Si venís preguntando, ya os diremos por dónde paran…

¡Os esperamos a todos!