Nunca os hemos explicado el porqué de los nombres de nuestras habitaciones y ya es hora de contarlo. Empezamos a darle vueltas con diferentes opciones, pero ninguna nos acababa de convencer. Pensamos en nombres de plantas, en nombres de animales, todo esto en aragonés, y un montón de cosas más y, de repente, se nos ocurrió: “¿Por qué los nombres no pueden ser de cosas relacionadas con nuestro pueblo?”. Y así fue el “parto” de los nombres. El primero en…