El hortal de Bruno es una casa rural de Bagüés, el municipio más pequeño de Aragón y hasta que Pilar y Joaquín, los nuevos propietarios, nos hemos empadronado en el pueblo también el que tenía menos habitantes censados. Ahora, con un censo de 14 debemos de estar los antepenúltimos o así… No es que vayamos a solucionar el problema de la despoblación, pero algo es algo, ¿no?

Bagüés está en la Altas Cinco Villas, en el Valle de Pintano. En dirección sur tenemos la Bal d’Onsella, Petilla de Aragón, el paisaje protegido de Sierra de Santo Domingo y todas las Cinco Villas. Hacia el norte lo primero que nos encontramos es la Canal de Berdún, con el Camino de Santiago aragonés, y un poco más allá el parque natural de los Valles Occidentales. ¿Exageramos si decimos que estamos en medio del paraíso?

Dos «neorrurales», que ahora el término está de moda, en El hortal de Bruno

Pilar y Joaquín somos dos ¿neorrurales? Si por neorrural se entiende que somos dos personas que siempre han preferido vivir en un pueblo en lugar de una ciudad y trabajar en alguna actividad más ligada al territorio, como el turismo rural, pues sí: somos dos neorrurales.

Pilar ha sido hasta hace pocos meses técnica de marketing de una gran empresa de distribución y Joaquín todavía compatibiliza El hortal de Bruno con su trabajo en una multinacional de la comunicación del sector sanitario como social media manager y redactor online. Pero los dos teníamos muy claro que queríamos cambiar radicalmente de forma de vida.

El hortal de Bruno es la gran oportunidad de hacer realidad un sueño, estamos llenos de ilusiones como os contamos en el reportaje que publicó Chunta Aragonesista en el perfil de Facebook CHA DPZ cuando se inauguró la oficina turística y centro de interpretación del torreón de Nabardún; a partir del minuto dos salimos nosotros, primero Pilar y un rato después Joaquín.

 

Sabemos que va a ser duro, que los inviernos en el pueblo son solitarios y parecen muy largos, que vamos a tener algunas dificultades… y estamos convencidos de que vamos a superar todo eso, vamos a disfrutar en nuestra casa rural y vamos a ayudar en todo lo que podamos a nuestro pueblo de adopción, Bagüés.

¡Ya estamos aquí!