Si hay un postre resultón es la tarta de queso. La receta de tarta de queso tal y como la hacemos en El hortal de Bruno es muy sencilla, pero el resultado está riquísimo.

La tarta de queso es uno de nuestros postres estrella, junto con el flan de café y whisky. La receta de tarta de queso y la del flan de café y whisky son de la madre de Pilar, una de estas mujeres criadas en las posguerra española que tuvieron que aprender a hacer guisos a partir de prácticamente nada… y que, además, estuviesen buenos. Cuando se mete en la cocina sabes seguro que algo bueno va a salir de ahí.

Ingredientes de la tarta de queso de El hortal de Bruno

Mientras vas sacando todos los ingredientes para organizártelos en la encimera, por el horno a precalentar a 180 grados.

Para la receta de tarta de queso que te estamos contando hacen falta:

  • 250 g de queso mascarpone.
  • Un yogur natural.
  • Con la medida del yogur se añaden:
    • Una medida de harina.
    • Una medida de azúcar. Blanquilla si quieres que la tarta de queso salga de color clarito o integral de caña si la quieres más morena.
    • Tres medidas de leche entera.
  • Tres huevos

Además, necesitarás un recipiente para mezclarlo todo (un bol o una cacerola mediana) y un molde de tarta de ocho raciones o similar. En las fotos verás que en esta ocasión hemos utilizado dos moldes alargados más pequeños, de los que se usan para hacer plum cakes, por variar.

Para evitar que la tarta se quede pegada y no haya forma de desmoldarla, nosotros forramos los moldes en papel de horno. Cuando la tarta está hecha la puedes sacar del molde muy fácil (déjala enfriar primero) y luego retirar con cuidado el papel de horno para presentarla entera o partirla en porciones.

Se mezclan los ingredientes y ¡al horno!

La forma de mezclar los ingredientes en esta receta de tarta de queso es también muy sencilla: los vas echando uno tras otro en el bol o la cacerola que hayas escogido, no hay ningún orden establecido, y cuando los tengas todos juntos les pasas la batidora de varita con cuidado de que no se derrame nada y hasta que quede todo perfectamente homogeneizado, sin ningún grumo.

Después viertes la mezcla sobre el molde previamente forrado y lo metes al horno, que ya estará caliente. En 35-40 minutos debería estar lista, un poco doradita por encima y hecha por dentro; compruébalo pinchándola con un cuchillo o un palillo y si salen limpios es que ya se ha horneado bien.

La sacas del horno y la dejas enfriar. Si quieres se puede meter en la nevera una vez que ya esté a temperatura ambiente. ¿Y para servirla? Puedes hacerlo sola o acompañándola con mermelada de frutos rojos (fresa, arándanos, frambuesa… la que prefieras) o incluso añadirle un poco de nata por encima o en un lateral. ¡Deja volar tu imaginación!

¿Has visto que receta de tarta de queso más sencilla? Prueba a hacerla y nos cuentas…