Longás es una de esas localidades de la Bal d’Onsella, en las desconocidas Altas Cinco Villas, que esconde un buen número de encantos.