Cuando vinimos a vivir a Bagüés no sabíamos nada de los pueblos que se esconden en esta zona tan desconocida de las Cinco Villas y pensamos: “¡Esto no se puede quedar así!”. El primero que conocimos fue nuestro vecino Pintano Alto, a diez minutos en coche de nuestra casa. Nos habían dicho que había una hospedería y que se tomaba buen vermú y allí nos plantamos. La sorpresa fue mayúscula cuando nos encontramos con un precioso pueblo encaramado en lo…