El lavadero de Bagüés es uno de esos lugares pequeños y poco conocidos, excepto por los propios vecinos del pueblo, pero con mucho encanto… En Bagüés hay muchas cosas que ver, no solo nuestra fantástica iglesia de San Julián y Santa Basilisa, aunque no sean tan espectaculares. Ya te iremos contando en Las historias del hortal.

Desde nuestra casa, El hortal de Bruno, tienes un paseo de menos de media hora para llegar hasta el antiguo lavadero de Bagüés, que hace ya dos décadas (allá por 1996, según me cuenta un vecino de la localidad…) se transformó en un merendero la mar de agradable.

 

Google maps te dice cómo llegar siguiendo la carretera, aunque es mucho más entretenido seguir el antiguo camino que sale de la plaza del pueblo. Está un poco esbarrancado por el agua de lluvia, pero se transita de forma muy cómoda. En todo caso, si no lo conoces y no podemos indicarte porque no nos encuentras en casa, sigue el track de Google maps por la carretera para no perderte. Nosotros preferimos el camino viejo, que discurre bordeando campos y pasa junto a los restos de un antiguo pajar que evoca trabajos de otros tiempos, no tan cómodos como los actuales…

Antiguo pajar derruido en el camino hacia el lavadero de Bagüés

Antiguo pajar derruido en el camino hacia el lavadero de Bagüés.

Tras poco rato, si vas por la carretera llegas a la entrada de un camino agrícola ancho y bien conservado que sale hacia la izquierda; si vas por el camino viejo acabas llegando a esa misma pista agrícola. Nada más entrar en esa pista se ve claramente por dónde se introduce un sendero en dirección al barranco Val de Manzanas, que te lleva directamente al lavadero de Bagüés.

Paso del barranco de Val de Manzanas que da acceso al lavadero de Bagüés

Paso del barranco de Val de Manzanas que da acceso al lavadero de Bagüés.

Fuente y merendero para almorzar, comer o pasar la tarde

Tras atravesar el pequeño barranco, que en ese tramo es más bien un arroyo, ya habrás llegado a tu destino. Además de un viejo abrevadero que sigue teniendo agua verás el edificio rectangular de piedra del antiguo lavadero.

Tienes un par de mesas de piedra y un hogar para hacer fuego, aunque recuerda que hay fechas en las que está terminantemente prohibido encender una hoguera para evitar incendios forestales. Muchísima precaución con ese tema, no nos vayas a quemar el pueblo…

Verás que el local está cerrado con una puerta de hierro, con cerrojo pero sin candado. Una vez termines de utilizarlo, tú solo o con tu familia o amigos, recuerda dos cosas: la primera, recoge toda la basura y llévatela, en Bagüés tenemos un punto limpio con contenedores donde puedes deshacerte de ella; la segunda, deja la puerta cerrada para que no pueda entrar ningún animal, seguro que a los siguientes que vayan no les haría ninguna gracia encontrarse un jabalí o un ciervo durmiendo dentro del merendero.

¡Vente a Bagüés y disfruta del paseo!